1923-1930: Aquellos pocos elegidos que pudieron tumbar al campeón

Entre 1923 y 1930, Uruguay fue, de forma indudable, el mejor seleccionado de fútbol del mundo. No solo por los títulos-tres campeonatos del mundo, tres Copas América, incontables copas menores como la Lipton y la Newton- sino por su innovador estilo de juego, su infalibilidad en los torneos oficiales, su invencibilidad en las finales y su condición de casi imbatible jugando en casa. A eso sumarle que en sus filas alistaron los mejores futbolistas del planeta de la época.

Porque que quede claro: no hubo en ese tiempo un arquero en el mundo como Andrés Mazali-más allá del promocionado Ricardo “Divino” Zamora, que también era un crack-, ni un back central y capitán parecido a José Nasazzi; un artista incomparable del balón como Ángel Romano; un peón de brega tan ganador como Pedro Cea; un goleador tan impactante y revolucionario como Pedro Petrone; un half back izquierdo como Álvaro Gestido y, sobre todo, ni un jugador que pudiera acercársele globalmente al mejor exponente futbolístico de entonces: Héctor Scarone. Pero no fueron los únicos; hubo más que brillaron y ayudaron a alcanzar la gloria máxima.

Seguir leyendo…

Sudamericano Juvenil 1954: Uruguay, primero siempre

Los primeros campeones juveniles del continente. Parados, de izquierda a derecha: J. Rodríguez Andrade, Claro, Ramos, Davoine, Marichal y Roberto Sosa. Hincados, en el mismo orden: R. Cruz, Demarco, Laitano, Guaglianone y Mónaco.

Entre el 22 de marzo y el 13 de abril de 1954, se disputó el primer Campeonato Sudamericano Sub 20 de la historia. Y, como no podía ser de otra manera, la Celeste se consagró campeón en el estreno, tal y como había acontecido con la mayor en 1916. Como aquella vez, también en calidad de invicto.

En esta ocasión, Venezuela recibió el torneo inaugural que contó con nueve combinados nacionales, aunque con el siguiente detalle: no actuaron Argentina (invitada a un torneo mundial Sub 18 de la FIFA en Alemania Federal) ni Bolivia (con aviso previo) y sí lo hizo Panamá. Caracas fue la sede y el Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela fue el recinto que albergó todos los encuentros.

La concreción del primer Sudamericano se realizó a fines del año 1953 y, para ello, la Asociación Uruguaya de Fútbol nominó a Gerardo Spósito como entrenador. El profesional, exjugador de Peñarol, era el director técnico de la Tercera División del club, pero aceptó el desafío de seleccionar y comandar a los chicos de Cuarta División que se iban a vestir de celeste en Caracas.

Seguir leyendo…

Juvenil 1958: Uruguay seguía siendo el único rey

Los campeones. Parados, de izquierda a derecha: Bergara, Quimpos, Gutiérrez, Endériz, Benítez y Ruben González. Hincados, de izquierda a derecha: Carranza, Dimitrio, Salvá, Mederos y Roberto González.

Entre el 13 de marzo y el 2 de abril de 1958 se disputó en Chile el segundo Sudamericano de selecciones Sub 20 tras el torneo inicial celebrado en Caracas en 1954 y que fue obtenido por Uruguay.

En esta nueva ocasión, los celestes volverían a marcar supremacía a nivel continental conquistando su segundo galardón al hilo y, nuevamente, de forma invicta.

El formato consistió en una rueda de todos contra todos entre los seis combinados intervinientes: los orientales, Argentina, Brasil, Chile, Perú y Venezuela. Las ciudades sede fueron Santiago de Chile y Valparaíso.

Seguir leyendo…

El once histórico de uruguayos que nunca defendieron a la Celeste, pero que representaron a otras selecciones

Tabaré Ramos, el uruguayo que fue ídolo en el soccer norteamericano, marcando nada menos que a un soviético. Linda mezcla.

El sueño de todo futbolista nacido en Uruguay es defender la malla tetracampeona del mundo alguna vez en su vida.

Sin embargo, hay casos en los que este sueño no se puede cumplir, pero que, en contrapartida, se modifica para vestir la casaquilla de otro combinado nacional.

Las razones son todas distintas, pero el resumen es uno solo: nacidos en Uruguay, pero nacionalizados y defensores de otros países sea en duelos amistosos u oficiales y, en muchos casos, siendo figuras y pasando a la historia.

A continuación, elaboramos el 11 ideal de estos players (esquema 2-3-5) y le sumamos, incluso, algunos suplentes.

Seguir leyendo…

¿Los Rodríguez de la guía? ¿Los Rodríguez de la música? ¡No! ¡Los de la Celeste!

El apellido Rodríguez es el más común en Uruguay, pero no de ahora: según el Instituto Nacional de Estadística (INE) lo es desde el año 1902.

En la actualidad son más de 100.000 los orientales cuyo apellido es Rodríguez, que significa “Hijo de Rodrigo” (patronímico) y que, aunque parezca mentira, es de origen proto-germánico (“Hrodrich”, latinizado a “Roderici” o “hijo de Rodiricus”) y no español por más que de esa tierra se introdujo en nuestro país (muchos desde Galicia). Fueron las invasiones  germánicas a España (en realidad, a la península ibérica en general) las que lo llevaron hasta allí.

Como referimos, son más de 100.000 y en la guía telefónica-si es que todavía alguien utiliza la guía telefónica de papel- abundan como ningún otro apellido. Es por ello que, lógicamente, son los que más abundaron-y abundan- en nuestro fútbol y en nuestra Selección nacional.

Seguir leyendo…

Sudamericano Sub 20 1981: La Celeste cantó “7” bien arriba

Los campeones. Arriba, de izquierda a derecha: Santiago Ostolaza, Nelson Gutiérrez, Javier Zeoli, Carlos Melían, José Batista y Carlos Vázquez. Abajo, en el mismo orden: Adolfo Barán, Javier López Báez, Jorge da Silva, Enzo Francescoli y Jorge Villazán.

El 8 de marzo de 1981, los muchachos celestes tocaron el cielo con las manos desde la altura de Quito. La selección uruguaya sub-20 conquistó su séptimo título de campeón sudamericano en diez eventos disputados, luego de vencer de forma contundente a su similar argentino por 5 a 1 en el último partido.

Seguir leyendo…

De padre a hijo y con el sello celeste

La presencia de padres e hijos defendiendo la camiseta tetracampeona del mundo a lo largo de la historia es bastante más común de lo que se cree.

Tomamos como base el seleccionado mayor, pero también han existido casos que han mezclado parentescos entre combinados mayores y juveniles. En definitiva, la Celeste no deja de ser una sola.

En el siguiente artículo, vamos a repasar aquellos padres e hijos que lucieron la malla oriental a través de los años. Muchos casos son “cantados”, pero hay otros que te van a sorprender y otros que ni siquiera sabías que existían.

Seguir leyendo…

AHIFU recuerda la notable conquista de la Copa América de 1956

Ambrois no perdona. ¡Uruguay campeón!

Desde el 21 de Enero hasta el 15 de Febrero de 1956, tuvo lugar en Montevideo la disputa del tradicional evento que con carácter extraordinario organizó la Confederación Sudamericana de Fútbol.

El motivo: homenajear a la Asociación Uruguaya de Fútbol por su 50 º aniversario, iniciativa ésta postergada desde 1950.

La capital uruguaya se preparó para recibir en el verano capitalino a las mejores selecciones del continente, como lo había hecho en 1942.

Seguir leyendo…

Sudamericano Sub 20 2017: El reencuentro con un viejo y verdadero amor

Amaral y la copa al cielo. ¡Uruguay volvía a ser el mejor del continente después de 36 años!

Luego de más de tres décadas sin conseguirlo, Uruguay reconquistó el cetro de campeón, por octava vez en su historial y segunda en tierras ecuatorianas. La celeste, gran protagonista de los torneos juveniles, incluso alcanzando un tetracampeonato consecutivo entre 1975 y 1981, sufrió una sequía que duró 36 años. El último título lo había obtenido en 1981, casualmente, también en la altura de Quito. Uruguay, ganó los campeonatos de 1954, 1958, 1964, 1975, 1977, 1979, 1981 y 2017. Además, fue subcampeón en seis oportunidades y tercero en otras seis, dejando en evidencia lo fuerte y competitiva que -históricamente- es la selección en el continente también a nivel juvenil.

GÉNESIS                                                                                                                                      

El XXVIII Campeonato Sudamericano Sub-20 “Juventud de América” estuvo a punto de cambiar de país anfitrión, ya que, 8 meses antes de disputarse el torneo, Ecuador sufrió un terremoto de importante magnitud que provocó grandes destrozos en varias ciudades y dejó casi 800 personas fallecidas.

Sin embargo, en julio de 2016 la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) confirmó la organización del evento, pues el sismo no había afectado la zona donde tendría lugar la competencia sudamericana y todos los estadios se encontraban habilitados.

Seguir leyendo…

1942: De la mano de un prócer, la Celeste recupera el trono

Uruguay en la antesala de la gloria. Arriba, de izquierda a derecha: O. Varela, Romero, Paz, Muñiz, Gambetta, Rodríguez y Cea (DT). Abajo, en el mismo orden: “Matucho” Fígoli (K), L. E. Castro, S. Varela, Ciocca, Porta y Zapirain.

Tres Copas América habían pasado desde el último título celeste en 1935, cuando la que aquella vez fue roja se despachó con una categórica goleada a Argentina 3-0 para celebrar en Santa Beatriz (Lima, Perú).

Las siguientes presentaciones orientales no fueron las ideales: finalizaron terceros por diferencia de goles en Argentina 1937 y vicecampeones en Perú 1939 (no actuaron ni Brasil ni Argentina, pero fue el debut absoluto de Ecuador) y Chile 1941.

Por ello, la edición 1942 del Sudamericano debía quedar en manos de Uruguay, máxime si, como en esta ocasión, iba a celebrarse en nuestra tierra, por primera vez desde 1924. Sí, nada menos que 17 años después.

A todo esto había que añadirle que la Celeste no solo obtuvo todos los títulos actuando como local sino que ni siquiera había perdido un encuentro, en un record que se mantiene hasta nuestros días.

Seguir leyendo…