El futuro del fútbol es de los negros

Por Atilio Garrido

Esta nota fue escrita el 7 de abril del presente año 2022. Formaba parte de un capítulo de la colección “150 años de fútbol” titulado “El fútbol del futuro”, que apareció en fascículo con el diario El País. Hechos posteriores que derivaron en la reducción de la propuesta determinó que el artículo no se publicara. Entendí que el mismo recobra actualidad en las horas previas del comienzo de la Copa del Mundo de Qatar 2022.

               La expansión de Europa en el mundo comenzó en el siglo XIV con la conquista de territorios en África. Españoles, portugueses, árabes, otomanos y Boers llegaron al continente negro. Especie de cabeza de puente que luego utilizarán Inglaterra, Francia e Italia con idénticos intereses de conquista, colonización y explotación comercial de la raza negra a través de la esclavitud. Creados los Estados Unidos en 1787, los barcos negreros cruzaban los mares con su cargamento humano para ser vendido en América del Norte, Central y del Sur. Surgieron las revoluciones independentistas que llevaron de la mano a los movimientos abolicionistas de la esclavitud. Haití fue la segunda posesión en independizarse. El movimiento libertario desarrollado por negros y mulatos culminó con el exterminio o la expulsión del hombre blanco. Considerada la primera república negra del mundo surgió en su seno una elite política gobernante. Constantin Henriquez, nacido en ese ámbito en 1893 fue enviado por su padre a estudiar medicina en Francia. Estando en boga en aquellos tiempos la educación integral que incluía la actividad deportiva, el joven haitiano practicaba el salto con garrocha y jugaba al rugby. Integrando el equipo de Francia en ésta última disciplina en los Juegos de 1900 desarrollados en ese país, es reconocido como el primer atleta negro en consagrarse campeón olímpico.

Seguir leyendo…

Rimet: “Si Francia y Bélgica no participaban en Montevideo la FIFA no tenía razón de existir”

Archivos del mundial de 1930 a la luz de la historia

Detalle de la importante declaración del presidente de la FIFA, Jules Rimet, sobre las gestiones del Dr. Enrique Buero en Europa, logrando quebrar el boicot de los países de Europa que no se inscribían para intervenir en la Copa Mundial de la FIFA.

En el congreso de la FIFA de 1928 realizado en Ámsterdam se resolvió finalizar la vinculación con el Comité Olímpico Internacional, bajo cuyo paraguas la entidad presidida por el francés Jules Rimet organizó el campeonato mundial en esos Juegos Olímpicos y el anterior en los de 1924. Con la base de la experiencia adquirida se estableció el año de 1930 como el de la independencia. También en las reuniones de Ámsterdam el congreso designó, a propuesta de Rimet, al Dr. Enrique Buero vicepresidente del Comité Ejecutivo de la FIFA, convirtiéndose en el primer ciudadano no europeo en integrar el organismo.

En 1929 coincidiendo con la fastuosa Exposición Universal celebrada en Barcelona, el 17 y 18 de mayo con asistencia de 46 delegados de 23 países se reunió el congreso de la bajo las góticas ojivas del Salón de Ciento de la Casa Consistorial del Ayuntamiento catalán, convocado para elegir la sede de la Copa del Mundo. España, Holanda, Italia y Hungría postularon formalmente su candidatura, apoyados en el “proyecto financiero del campeonato presentado por la comisión organizadora que partía de la base de que este se disputaría en Europa. Según versiones que llegaron hasta mí, se insinuaba la pretensión de Francia para tener el honor de organizarlo”.[1]

El Dr. Buero acompañado por Héctor R. Gómez, hizo trascender que Uruguay solucionaría el problema financiero que quedaba a su cargo si la Copa del Mundo se disputaba en Montevideo. Se generó un fuerte intercambio de opiniones. “En busca de una solución transaccional, sugerí que sería mejor pasar a Comisión General y dentro del cambio leal de ideas que allí pudiéramos tener, liquidar la cuestión financiera en función del lugar escojido (sic) para sede del campeonato”, escribió el Dr. Buero en la obra aludida.

Seguir leyendo…

Las inexactitudes oficiales de Peñarol pretendiendo atribuir al CURCC un “origen obrero y popular”

Muy poco afortunada resultó la errónea puesta en escena de la consigna que la nueva conducción de Peñarol busca imponer como estereotipo del club.

La consigna que en una franja de cincuenta metros de largo pintó el Consejo Directivo de Peñarol en la tribuna cabecera del estadio de su propiedad, donde concurre la parcialidad más combativa del club, no responde a la documentada verdad histórica.

Seguir leyendo…

Entre 1910 y 1950 no existía la “garra charrúa”

Elegir el impactante Uruguay 5 Francia 1, título de la columna con la cuál estrené mi contacto con los cibernautas en el sitio de los historiadores del fútbol uruguayo, llevaba el propósito de despertar en los visitantes la curiosidad que los animara al “click” para satisfacer su sorpresa por un tanteador que hoy –y desde hace muchas décadas-, es imposible que materialice un equipo uruguayo. Frente a Francia y, también, ante cualquier otro seleccionado por más débil que sea.

Seguir leyendo…

Luis Suárez, Barcelona, Bayern y el 8:2

La fotografía de Fernándo González muestra a Luis Suárez en soledad caminando hasta su habitación en el Hotel de Recife, luego de recibir la sanción de la FIFA expulsándolo de la Copa del Mundo de 2014.

Los ecos del estupendo partido que disputaron Barcelona y Bayen Munich por los cuartos de final de la antigua Copa de Campeones de Europea, conducen a reflexionar sobre los dos eternos extremos de la vida: el ayer y el futuro.

Seguir leyendo…

¿Valverde un nuevo Scarone?

Equipo de Uruguay que venció 1:0 a la Argentina el 14 de octubre de 1917 en el parque Pereira (actual pista de atletismo), consagrándose campeón sudamericano y obteniendo la primera Copa América que se disputó en la historia. Arriba, desde la izquierda: Jorge Pacheco, José Vanzzino, “Gaitanín” Saporiti, Gregorio “Ensalada” Rodríguez, Manuel “Japonés” Varela y Alfredo Foglino. Abajo: José Pérez, Héctor Scarone, Ángel Romano, Carlos Scarone y Pascual Somma. Rasquetita Scarone tenía 18 años.

NOTA BUENA: este artículo se escribió el 17 de agosto de 2017 luego de conocer la incorporación por primera vez de Federico Valverde, en la primaria lista de jugadores convocados por Oscar Tabárez para defender a Uruguay frente a Paraguay por las eliminatorias para el mundial de Rusia 2018. Se publicó bajo el título siguiente: “¿Se animara Tabárez?”

Héctor Scarone nació en una familia de emigrantes radicados primero en el barrio Reus y luego en el Arroyo Seco. Italianos que llegaron en el último cuarto del siglo XIX persiguiendo el sueño que ellos misms definían en su lenguaje cocoliche: “andiamo a fare l’América” ¡Vamos a hacer la América! Atrás quedaba la Europa superpoblada y pobre que miraba a nuestro continente despoblado y rico. América era la ilusión. Atrás quedó el pueblito llamado Dego, en la provincia de Savona, cercano a la Riviera ligur y al mar latino donde vio la luz y se crió el tano Giuseppe Scarone.

Seguir leyendo…

AHIFU junto a AUF y glorias del fútbol uruguayo festejó los 109 años de la celeste

Hace uso de la palabra el presidente honorario de AHIFU, Juan Ángel Miraglia, presidiendo la mesa con sus 96 años de edad y larga trayectoria en el periodismo. Hacia la derecha de Miraglia se encuentra el secretario de AHIFU, Dr. Hernán Navascués y el vicepresidente de la institución, Dr. Alfredo Etchandy. Hacia la izquierda del presidente honorario, lo observa con atención Jorge Casale, integrante del Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Nelson Marcenaro campeón de la Copa de Oro de Campeones Mundiales y el eximio guitarrista Hilario Pérez. De pie, el presidente de AHIFU, Atilio Garrido

Hace uso de la palabra el presidente honorario de AHIFU, Juan Ángel Miraglia, presidiendo la mesa con sus 96 años de edad y larga trayectoria en el periodismo. Hacia la derecha de Miraglia se encuentra el secretario de AHIFU, Dr. Hernán Navascués y el vicepresidente de la institución, Dr. Alfredo Etchandy. Hacia la izquierda del presidente honorario, lo observa con atención Jorge Casale, integrante del Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Nelson Marcenaro campeón de la Copa de Oro de Campeones Mundiales y el eximio guitarrista Hilario Pérez. De pie, el presidente de AHIFU, Atilio Garrido


El jueves 15 de agosto de 2019 se cumplieron 109 años de aquel lejano lunes donde por primera vez, el pueblo oriental vivió y vibró en el festejo por un gran triunfo deportivo ante la selección Argentina. Aquel triunfo por 3:1 frente a los maestros del fútbol sudamericano que son nuestros hermanos platenses, no fue una victoria más. Fue el primer triunfo de la selección de Uruguay ante Argentina en Montevideo. Fue el de la conquista del primer trofeo internacional que logró el combinado oriental jugando de local: la Copa Lipton que llegaba a su quinta edición.

Seguir leyendo…