Urbano Rivera

Riverita, forma parte importante del fútbol uruguayo. Gran futbolista que en su carrera solo vistió dos camisetas la de Danubio y la “celeste”.

Este hombre de físico pequeño, pero de corazón grande, forma parte importante de la historia danubiana. De grandes condiciones, tanto humanas como deportivas.

Nacido en plena Curva de Maroñas, allá por 1926, se entreveró desde muy pequeño, en los ya existentes baldíos de las calles Pavón y Smidel, cuando se jugaba con la “de goma”. 

En el año 1944, llega a Danubio, que había ascendido a la Primera “B” y buscaba jugadores jóvenes para reforzar los planteles. Los dirigentes franjeados le “habían echado el ojo”, le hablaron y ese mismo día lo ficharon.

A poco de llegar, se consagra campeón del primer torneo de Tercera Especial, obtención más que valiosa, ya que nuestro club militaba en la divisional “B” y se jugó frente a los equipos de la “A”.

Comenzó jugando de “centro-half” con un cinco grandote en la espalda, pero después pasó de half derecho puesto que no abandonaría en toda su carrera. Sin embargo, con solo 19 años, hizo su debut en primera frente a Cerro todavía como número “5”, Su ingreso definitivo en el primer equipo fue en el año 1947, consagrándose doble Campeón en la divisional “B”, del torneo Preparación y del Campeonato Uruguayo.

Al año siguiente DANUBIO, debuta en el círculo de privilegio venciendo a Peñarol 2 a 1, por el Competencia y es dada su importancia histórica, uno de los encuentros más recordado por todos los danubianos, y hasta por el mismo Urbano, según lo ha manifestado, lo cierto es que, jugó y muy bien marcando punta derecha.

Sus excelentes actuaciones le posibilitaron llegar en ese 1947 por primera vez a la selección, con sólo 21 años, en una época que para vestir la “celeste” había que ser buena de verdad, pero la famosa huelga de futbolistas dejó trunca la actividad. Retornó al seleccionado para disputar el campeonato sudamericano de 1953, en el que Uruguay fue 3° y quedó, con otro danubiano Julio Maceiras, en el plantel definitivo que viajó al mundial de Suiza en 1954.

Urbano tal vez por ser del barrio, primero simpatizó y luego se identificó para siempre con Danubio y decía: “La satisfacción más grande que tuve fue en 1947 cuando logramos clasificarnos campeones de la “B”. La otra fue cuando alcanzamos el primer triunfo ante Peñarol en 1948. Hay cosa que uno no puede olvidarlas de ninguna manera. Hugo Forno vino a hablarnos al vestuario poco antes de empezar el partido. Nosotros habíamos ascendido recién a Primera. Teníamos que darlo todo. Jerarquizar el nombre casi desconocido para los habitantes del Estadio. Y lo dimos todo. Dejamos el alma en la cancha. Le ganamos a Peñarol dos a uno. Y el golazo del “Poroto” Britos, que nos dio la victoria lo grité con toda el alma”.

Pocos años después, integró el excelente plantel que consiguiera en 1954 la primera gran alegría danubiana en Primera división, la obtención del subcampeonato en el “Uruguayo”, un puesto de gran valor para la época. Aquel equipo formado, entre otros, por Maceiras, Melgarejo, Burgueño, Romero, Fernando Rodríguez, “Carcajada” Correa (con quien se entendía de memoria en la cancha y fuera de ella) y la “Gata” Martínez.

Urbano es parte destacada en la historia del club por varias razones, defendió al club por 10 temporadas, se consagró campeón en el primer torneo de Tercera división, además jugó en el bautismo danubiano en la “A”, fue subcampeón del Campeonato Uruguayo, participó de la recordada gira danubiana de 1955 y por sobre todas las cosas… porque sólo vistió las gloriosas camisetas de Danubio y la selección uruguaya.

(Fuente. Estrellas Deportivas – El Diario)

Fecha de Nacimiento

2 de abril de 1926

Lugar: Montevideo

Fecha de Fallecimiento:

21 de julio 2003

Trayectoria

Juveniles de Danubio 1944 y 1945, Danubio primera división de 1946 a 1956

Selección uruguaya en el sudamericano de Lima de 1953 y Mundial de Suiza en 1954.

Títulos

 Campeón Torneo Preparación “B” 1947. Campeón Campeonato Uruguayo “B” 1947. Vicecampeón Uruguayo 1954 de Primera división.

El golero niño

Un día cualquiera de 1970, dos dirigentes danubianos, prácticamente lo secuestraron del aula del Liceo N°20 de Malvín para decirle que estaba citado por el entrenador de Primera división.  A partir de ese momento, pasó a ser el “golero niño”, tal como lo identificó el ambiente del fútbol, pues con sólo 15 años debutó en el equipo principal de Danubio.

Así comenzó su carrera con el buzo N° 1 del equipo de la franja, el cual llevó -en dos etapas-  durante 9 temporadas, como titular indiscutido, solo superado por el legendario Julio Maceiras que defendió el arco danubiano durante 13 años consecutivos.

Danubio estaba en la “B” y el objetivo era el ascenso. Iban cinco o seis fechas y los dos arqueros estaban lesionados, entonces el popular “Magnate” Rodríguez, que por aquellos tiempos “manejaba” todo el fútbol de la franja, le sugirió al entrenador Rodolfo Zamora que probara al “pibe” Lorenzo Carrabs.  

“Calabaza”, como también le decían, que se destacaba por sus reflejos y arrojo, ya sabía de jugar en alguna categoría mayor, pues con edad de Quinta división supo jugar en Cuarta y hasta en Tercera.  La idea que parecía una locura se transformó en un gran acierto y con aquel quinceañero bajo los tres palos, Danubio se consagró Campeón y volvió al círculo de privilegio que había dejado el año anterior.

Desde aquel sorprendente debut por el campeonato de Segunda división ante Progreso en el Abraham Paladino, prácticamente nunca abandonó el arco danubiano. Durante esas ocho temporadas, jugó alrededor de 200 partidos oficiales, transformándose en un verdadero símbolo del club, por profesionalismo y adhesión a la causa.

Según él ha comentado, el mejor equipo que integró fue con Juan Ascery, Gerardo Rodríguez, Carlos Cabrera, Alberto Cardaccio, Otto Sessana, Pedro Kraus, Ricardo Palma, Roberto Repetto, Hamilton Rivero y Horacio Franco. (equipo de comienzos de la década del 70)

Sus buenas performances bajo los tres palos danubianos le permitieron alcanzar la “celeste”. Con la Selección Juvenil concurrió al Campeonato Sudamericano de 1974 jugado en Chile y que Uruguay fue vicecampeón. Mientras que con la Mayor a la que fue convocado varias veces, disputó la Copa del Atlántico de 1975.

Para coronar su actuación en el club de la Curva de Maroñas, integró el histórico equipo que, en enero de 1978, logró la primera clasificación a la Copa Libertadores de América, eliminando a Nacional en inolvidable final. Inmediatamente de finalizada la Liguilla, fue transferido al Junior de Barranquilla. El destino quiso que a pocos meses de abandonar el club de los hermanos Lazaroff, increíblemente debió enfrentar a sus excompañeros, ya que su nueva institución fue rival de los danubianos en la Libertadores.

A partir de ahí, comienza una larga y exitosa carrera en el fútbol colombiano donde alcanzaría a disputar más de 600 partidos oficiales. Luego de dos temporadas en el conjunto “Tiburón”, pasó al Atlético Nacional de Medellín al cual defendió hasta 1986 inclusive. Retornó a Junior para defenderlo hasta 1989.

En 1990, Danubio designa como entrenador de su equipo principal al ex futbolista danubiano Julio A. Comesaña y éste, posibilita -tras doce años- el regreso de Carrabs al arco de la franja. Ambos habían sido compañeros como futbolistas tanto en Danubio como en Junior.

Tras un año de custodiar, por última vez el pórtico danubiano, tuvo un pasaje de una temporada por Nacional y luego defendió a Deportivo Maldonado desde 1992 a 1996, cuando se retiró como futbolista.

Al colgar los guantes, comenzó a desempeñarse como ayudante técnico y entrenador de arqueros destacándose su pasaje por la Selección Juvenil de Uruguay 1997-2000, Selección Mayor de Uruguay en Copa América de Paraguay y Preolímpico de Brasil, Selección juvenil y mayor de Ecuador 2005-2006. Integró el Staff técnico del “Tri” en el Mundial de Alemania 2006.

A lo largo de estos años y como era de esperarse, volvió al club de sus inicios. En primera instancia, en el año 2003 integrando el Cuerpo Técnico de Roberto Roo, antiguo compañero de planteles danubianos de mediados de los años setenta. Y desde hace un par de temporadas, inicialmente, trabajando con los arqueros de las categorías formativas y en la actualidad, también, con los de Primera división.

El decorador del gol: Ruben Da Silva

“Polillita” Da Silva se destacó siempre por ser un futbolista inteligente, fino, de excelsa calidad. Capaz de hacer el toque inesperado, el pase jamás inventado y además convertir muchos goles. Era un jugador que el fútbol le ingresaba por el cerebro y le salía por los pies…

De los más grandes jugadores y goleadores danubianos de la historia (segundo goleador histórico con 71 dianas) y además integrante del selecto grupo de los diez futbolistas bicampeones uruguayos con la “franja” en el pecho.

Desde las categorías formativas se podía apreciar que se trataba de un jugador fino, desequilibrante por habilidad y precisión de tres cuartos de cancha en adelante. Gran definidor de jugadas por su frialdad dentro del área, pero además era notable para meter un pase gol al compañero mejor ubicado. Tras varios campeonatos ganados en divisiones juveniles, debutó en Primera con 18 años en 1986.

En el año 1985 vino a jugar al Uruguay una escuela de fútbol de Estados Unidos, la que era dirigida por el profesor brasileño Julio Mazzei y tras enfrentar a la 5ª división de Danubio y ver jugar a Da Silva y Edgar “pompa” Borges, comentó: “desde la época de Pelé y Coutinho que no veía hacer tabelas (paredes) como las que hacen estos chicos”… todo dicho.

Artífice fundamental en las conquistas del Campeonato Uruguayo y Torneo Competencia en 1988, no sólo por jugar en un nivel superlativo, sino, por consagrarse como máximo goleador en ambos, hecho que no se daba desde 1966 con el brasileño Araquem De Mello. Ese año entre los dos torneos, “Polillita”, anotó nada menos que 35 goles, casi el 50% de los goles convertidos por Danubio en ese año.

Si bien su jerarquía no permite encasillarlo simplemente como un goleador, lo cierto es que también lo fue. En sus distintas etapas con la casaca de Danubio anotó, como dijimos, 71 goles en Primera división, a cuál más bello y espectacular, no hacía goles feos, pues su característica distintiva era “decorarlos”.

Sus cualidades lo llevaron a ser -en su momento- “el precio” del fútbol uruguayo, cotizado en U$S 1.200.000 en 1989.

Tuvo una extensa carrera en el exterior (14 años), defendiendo a Cremonese, Logroñes, UAG Tecos, River Plate (Arg), Boca Juniors y Rosario Central.

Su etapa más sobresaliente fue en el fútbol argentino donde convirtió más de 80 goles. Fue dos veces goleador de la Primera división en 1993 con River Plate y 1997 con Rosario Central. Además con los “canallas” ganó la Copa Conmebol de 1995 y fue también el máximo artillero del torneo.

De regreso al Uruguay, jugó una temporada en Nacional y en el año 2001, ya al cierre de su carrera, retornó a Danubio y con él regresaron los títulos al club de la Curva de Maroñas. Como no podía ser de otra manera, Da Silva continuó deleitando a los hinchas, haciendo goles y obteniendo títulos, esa temporada fue campeón del Apertura. En 2004, fue campeón del Torneo Clasificatorio, Clausura y por segunda vez del Campeonato Uruguayo.

La camiseta “celeste” no le fue esquiva y desde juvenil ya supo vestirla, disputó el Sudamericano Sub 20 de Colombia en 1987.

A su vez, con la selección mayor integró los planteles (aunque con poca participación) en varias ediciones de la Copa América: Brasil 1989, Uruguay 1995 (Uruguay fue Campeón) y Bolivia 1997, así como, por las Eliminatorias para los Mundiales de 1998 y 2002. En total anotó 3 goles.

Fecha de nacimiento:

11 de abril de 1968 en Montevideo

Trayectoria

Danubio 1986-1989, Lazio (1989) River Plate (1989-1991), Logroñes (1991-1992), River Plate (1992-1993), Boca Jrs. (1994-1995), Rosario Central (1995-1997), UAG Tecos (1998-1999), Nacional (2000) y Danubio (2001-2004)

Títulos

Con Danubio fue Campeón Torneo Competencia 1988, Campeón Uruguayo 1988, Campeón Apertura 2001, Vicecampeón Uruguayo 2001, Campeón Clausura 2002, Vicecampeón Uruguayo 2002, Campeón Clasificatorio 2004, Campeón Clausura 2004 y Campeón Uruguayo 2004.

Campeón Uruguayo con Nacional en el 2000.

Campeón argentino 89/90, Apertura 1991 y 1993 con River Plate

Campeón Copa Conmebol con Rosario Central en 1995.

Campeón de la Copa América en 1995 con la selección mayor.

Distinciones

Con Danubio fue goleador del Torneo Competencia de 1988 (12 goles) y Campeonato Uruguayo 1988 (23 goles).

En River Plate fue goleador de Clausura 1993 (14 goles) y con Rosario Central fue goleador compartido de la Copa Conmebol ´95 (4 goles) y del Apertura 1997 (15 goles).

“ChevanGOL”

Javier Ernesto Chevantón nació el 12 de agosto de 1980 en Juan Lacaze, pero sus ansias de triunfar en el fútbol le hicieron recorrer los casi 150 km de distancia y tentar suerte en Montevideo. Venía a probarse a un club determinado, pero como no lo fueron a esperar, se desilusionó y… la cercanía de su residencia momentánea con el Complejo Juvenil de Danubio lo depositó en el club de la Curva de Maroñas.

Hizo tres entrenamientos y lo ficharon enseguida, habían descubierto a un goleador nato, empedernido, de los que no abundan. Con una doble virtud que pocos tienen: ubicarse en el lugar exacto en el momento justo.

Desde las categorías juveniles mostraba sus dotes goleadoras (hizo más de 80 tantos) y en Primera división confirmó plenamente. Con las categorías juveniles franjeadas obtuvo dos campeonatos en Séptima y Quinta división.

Chevantón recuerda como eligió la camiseta con el número 19, que lo identificó durante toda su carrera, “mi camiseta “19” tiene su historia. Siempre usé el “9”, pero en Primera división cuando fui ascendido había otros con ese número. Al principio jugué con la 20, luego, cuando aún no era titular, con la “13”. En el primer partido que iba a ser titular, había dos en banda, la “13” y la “19”, Ignacio Bordad (compañero del plantel) me dijo que le gustaba más la “19”. Anoté dos goles y no me la saqué nunca más.

Debutó en el equipo principal danubiano en 1997 con sólo 16 años, pero recién a los dos años comenzó a jugar regularmente. En poco menos de tres temporadas convirtió 53 goles. Su mejor año fue el 2000, cuando en el Campeonato Uruguayo hizo nada menos que 33 tantos, con un formidable promedio de un gol cada 73 minutos. Logró así el tercer mejor registro de la historia del fútbol uruguayo, igualando el récord de Pedro Young del año 1933, ambos superados por los registros de Fernando Morena que hizo 34 en 1975 y 36 en 1978.

Justamente en ese año 2000, Danubio que fue vicecampeón en el Torneo Apertura y alcanzó la mejor cosecha goleadora en Primera división desde el lejano debut en 1948, con 81 tantos. Chevantón convirtió casi el 41% de los goles.

“Siempre le estaré agradecido a Danubio. Fue el primer equipo que me dio la posibilidad de crecer, de madurar y jugar en Primera. Me ayudaron mucho en inferiores, tal vez si hubiera ido a otro cuadro no hubiese tenido las posibilidades que me dieron de subir tan joven, de tener buenos técnicos que me enseñaron futbolística y personalmente, por eso me siento identificado con Danubio”, expresó el delantero en más de una oportunidad.

El lacazino conquistó, además de muchos goles, el cariño de los hinchas danubianos, porque era de esos jugadores que se brindaba al máximo sin guardarse nada y que no daba pelota por perdida.

Fue un delantero que siempre estaba concentrado, que definía con frialdad, era rápido, ágil, dueño de potentísimos remates y qué sin ser muy alto, cabeceaba muy bien. Estas características también lo hicieron destacarse, nada menos que en el fútbol italiano, cuando desembarcó allí en el año 2001, para jugar en el Lecce, donde se convirtió en el goleador histórico con 59 dianas.

En su extensa trayectoria anotó goles para el Mónaco (26), Sevilla (15), Atalanta (2), Colón de Santa Fe (6) y Liverpool de Uruguay (3). Totalizando 164 conquistas con clubes. Tuvo un breve pasaje por el fútbol británico, jugando dos partidos para el Queens Park Rangers, único club con el que no convirtió.

Con el Sevilla obtuvo varios títulos: Supercopa de Europa (2006), Supercopa de España (2007), Copa del Rey (2007) y Copa de la UEFA (2007).

La casaca color cielo no le fue esquiva y también dejó su marca goleadora, debutó en el sudamericano Sub 17 de Paraguay en 1997. Luego jugó el Sudamericano Sub-20 de Argentina ’99, donde hizo 4 goles y en ese mismo año, resultó el goleador de Uruguay en el Mundial Sub-20 de Nigeria en el que se lograse el 4° puesto.

También defendió a la selección Mayor haciéndolo en la Copa América Colombia 2001, Eliminatorias para Corea y Japón 2002, Eliminatorias para la cita mundialista de Alemania 2006 (fue segundo goleador) y Eliminatorias para Sudáfrica 2010. En total jugó 22 partidos y anotó 7 goles.

Se retiró como futbolista en el año 2015, hizo el curso de entrenador y trabaja en las categorías formativas del club Lecce.

Un adelantado… Tomás Rolan

El “negro” fue pionero en transformar el puesto de marcador de punta a “lateral volante”, rompió todos los esquemas tácticos, sin dudas, un adelantado para su época.  Los hinchas danubianos y los rojos de Avellaneda lo llevan en el corazón por su incuestionable calidad y entrega.

Nació en Rocha, el 13 de enero de 1936, pero siendo niño junto a su familia se mudó para Montevideo donde comenzaría su carrera deportiva.

Proveniente de Campbell, un club de barrio, llegó a las formativas de la franja en 1951 y tan solo un año después conseguía sus primeros dos títulos de campeón. Integró el histórico equipo de 4ª división de 1952, que lograse para Danubio el primer Bi-Campeonato (Torneo Preparación y Campeonato Uruguayo) por parte de una categoría juvenil.

Aquel notable conjunto estaba integrado también, por jugadores de la talla de Enrique Carlos Cruz, Eustaquio Claro y Ramón Cruz, quienes poco después, lograrían con la selección uruguaya consagrarse campeones sudamericanos juveniles en 1954.

De físico robusto, el “negro” que comenzó jugando de entreala o centro-delantero, fue acertadamente ubicado como marcador de punta, puesto que le cayó como anillo al dedo. Subía y bajaba por el andarivel derecho con llamativa dinámica, a la que le adosaba un fortísimo remate que lo llevó a ser infalible en los tiros penales.

Su modestia jamás le permitió elogiarse y siempre manifestó que llegó a triunfar por su dedicación y amor propio. No olvidaba que el dirigente Arnoldo Camarano, fue quien le enseñó a cabecear con ambos parietales y también a pegarle de zurda, ya que era derecho cerrado. También, siempre expresaba que Urbano Rivera le había inculcado “el comportamiento en la vida”.

Juan Carlos “Nino” Corazzo lo hizo debutar en 1955, pero se afirmó un tiempo después. Estuvo en el equipo danubiano que el 25 de agosto de 1957 inauguró el Estadio Jardines del Hipódromo. Integró excepcionales equipos de Danubio, con jugadores fenomenales como “Cumba” Burgueño, Julio Maceiras, el incomparable “Romerito”, “Tito” Argenti y el polifuncional “Vasco” Auscarriaga.

En el año 1958 fue subcampeón del Torneo Competencia, obteniendo en aquel momento, el segundo logro danubiano de importancia en la Primera división de nuestro fútbol.

Rolan se autodefinía como un amante del fútbol bien jugado y al que no le importaba el estado de la cancha estando bien físicamente.

Participó en el seleccionado “celeste” que disputó las Eliminatorias para el Mundial de Suecia 1958.

Sus destacadas actuaciones con la blusa danubiana, despertaron el interés en la vecina orilla y en 1960 fue adquirido por Independiente de Avellaneda, equipo al que defendió por varios años y conquistó, entre otros logros, la Copa Libertadores de América en dos oportunidades (1964 y 1965).

Falleció el 9 de enero de 2014 y se transformó en leyenda.

Tomás Rolan, notable e inolvidable futbolista y además… precursor de los laterales volantes de hoy.

A las risas… llegó a ser el mejor zaguero de América

Carlos “Carcajada” Correa

Con la franja negra, se consagró sub campeón uruguayo y con la celeste, fue dos veces campeón sudamericano. En su apogeo fue considerado el mejor zaguero de América.

Hijo de un músico que era gran animador del carnaval arachán, sin embargo, él agarró para el fútbol. Debutó siendo un adolescente en el Armiño melense, demostrando desde el comienzo, sus notables aptitudes, que despertaron el interés de varios clubes capitalinos.

Finalmente, llegó a Danubio recomendado por un amigo de Antonio Souto, por entonces vicepresidente del club. El ferrocarril le trajo de su Melo natal, allá por el año 1953, con las ansias de triunfar y con su clásica risa, que le bautizó para siempre.

“Carcajada” recordaba con emoción su llegada al conjunto de la Curva de Maroñas… “en la Estación Central me fue a esperar “Cholo” Sagastume, fuimos a buscar a otro tipazo como Juan Carlos Sueiro (histórico dirigente de la franja), me instalaron en una pensión de Av. 8 de Octubre y Villademoros, una sopita y al Parque Forno a practicar. El técnico era Alejandro Morales y jugaban grandes jugadores como Maceiras, Burgueño, Romero, Bentancor, mamma miaaaa….”

“Creo que anduve bien, porque enseguida me llevaron a la sede a arreglar todo. Así comenzó mi idilio con Danubio que aún dura y durará siempre. Entre las cosas que le agradezco, la primera sin dudar, es el amigo que me proporcionó Julio Bardanca, el mejor amigo que se puede encontrar en la vida”, afirmaba el zaguero.

De buen porte, no fallaba ningún cierre, era impasable en el mano a mano y por alto las despejaba todas, además de su enorme temperamento que agrandaba compañeros y achicaba rivales. Cuentan que apenas llegó, debido a su fortísimo remate, le creó un curioso problema al club… rompía las redes a pelotazos.

Su historia con la “franja negra” comienza a poco de su arribo, ya que una lesión del zaguero titular, lo catapultó al primer equipo para jugar junto con el “Tito” Argenti, el “coreano” Enríquez, “Coco” Delgado y “Pica” Lezcano. Y en la temporada siguiente, se consagra Sub Campeón Uruguayo de 1954 y un año después, pasea su permanente sonrisa por México, Honduras, Costa Rica, Colombia, Ecuador y Perú, en una extraordinaria gira danubiana de 18 partidos.

También, casi de inmediato a su desembarco en el fútbol montevideano, es convocado por Lorenzo Fernández, para vestir la “celeste”. Debuta frente al seleccionado argentino en Buenos Aires (empate en 3 goles) y además es pre-seleccionado para el Mundial de Suiza de 1954, pero quedó fuera del plantel definitivo. Obtuvo dos campeonatos sudamericanos, el “Extra” de 1956 disputado en Montevideo y el del año siguiente en Lima, donde fue considerado en forma unánime por la prensa especializada como el “mejor zaguero de América”. Además, en más de una oportunidad, fue distinguido para representar al combinado de América contra el de Resto del Mundo.

Sin embargo, nada lo cambió, continuó con la nobleza impregnada en su fútbol, siendo una bellísima persona y con la sonrisa pintada en el rostro.

“El sólo hecho de ponerse aquella camisa del Danubio, que era gruesa, le sacaba la sangre y me la llevaba para lavarla yo, era un orgullo. ¡Qué tiempos!

Perdía el cuadro y salía llorando de la cancha”, subrayaba Correa.

Luego de sufrir una grave lesión (doble fractura de tibia y peroné) jugando para la selección, continuó su carrera deportiva en el exterior. Defendió a Lanús, Tenerife, Murcia y Castellón, equipos que también supieron disfrutar de su fútbol, garra y lógicamente… de sus carcajadas.

Fernando “Pelo” Rodríguez

Se destacó en una época en la que abundaban los buenos futbolistas. Integró esa legión dorada de jugadores extraordinarios que disfrutó Danubio en la década del cincuenta como “Guaito” Manghini, Oscar Melgarejo, la “Gata” Martínez, Alfonso Auscarriaga, Raúl Bentancor, el “Negro” Rolan o “Tito” Argenti, por citar algunos.

Luego de tener una destacada participación en las divisiones juveniles, debutó en el equipo principal en 1951, adueñándose del puesto de centro delantero por varios años.

De él se dice que, por sus movimientos y ubicación dentro del área, era un típico “9”. Su buen físico le brindaba una fortaleza que le permitía aguantar a los defensas sin problemas, para luego intentar definir o bajarle la pelota al compañero mejor ubicado.

Por casi diez años vistió la camisa (literal) de la franja, disputando alrededor de 150 partidos oficiales, consiguiendo grandes logros para la época.

Formó parte de aquel notable equipo que alcanzó el subcampeonato en el Campeonato Uruguayo de 1954 de Primera división, qué sin lugar a dudas, por aquel tiempo era realmente hazañoso. Al año siguiente, participó de la más extensa y recordada gira internacional de Danubio de la historia (18 partidos), que abarcó el norte de Sudamérica, Centroamérica y México. También dijo presente en la primera gran actuación franjeada en el Torneo Competencia de 1958, cuando consiguieron el vice campeonato.

En su último año de actuación en el club de la Curva de Maroñas, le brindó una nueva alegría a la parcialidad, al colaborar para la obtención del título de Campeón Uruguayo de la “B” de 1960 que posibilitó el retorno de Danubio al círculo de privilegio del fútbol uruguayo. Uno de los tantos partidos en que Rodriguez fue determinante y que el triunfo definitivamente encaminó al equipo para el logro del objetivo final, ocurrió frente a Uruguay Montevideo en la desaparecida cancha que tenían los “celestes” en Tomkinson y Simón Martínez… Danubio caía uno a cero, pero dos goles del “Pelo” dieron vuelta el resultado.

Lógicamente la selección uruguaya no le fue esquiva y en 1956 integró el plantel que ganó el Campeonato Sudamericano que se disputó en Montevideo.

Fernando Rodríguez era un gran definidor, de buen físico y correcta ubicación en la “zona quemante”, en fin, un “9” completo. Un grande en la gloriosa historia danubiana.

“Pelo” jamás se alejó de Danubio y hasta su muerte ocurrida en agosto de 2015, era común verlo en la tribuna principal del Estadio Jardines apoyando al equipo de su vida.

Julio “banana” Maceiras

Protagonista destacado de la historia de danubiana, es uno de los grandes futbolistas de todos los tiempos. En su época participó en los hechos más gloriosos del equipo de la franja negra. Ejemplo para compañeros por su capacidad, responsabilidad y conducta profesional. Defendió a Danubio durante 13 años como titular indiscutido, 8 de los cuales lo hizo como capitán. Jamás fue expulsado de una cancha. Fue campeón uruguayo de la “B” y subcampeón en el “círculo de privilegio”. Con la selección uruguaya concurrió a un mundial y se consagró campeón sudamericano.

Nació en Ejido, entre Uruguay y Mercedes, pero a los 5 años, su familia se mudó a Minas entre Paysandú y Cerro Largo. Allí en los baldíos existentes de la zona, denominada como “Barrio Estación” comenzó a desarrollar su personalidad futbolística. Sus excelentes condiciones le permitieron saltar la escalera de equipos que obligatoriamente debían realizar todos los demás y pasar a jugar directamente en el equipo fuerte del barrio, el Alacrán. Jugó poco en este equipo porque lo vinieron a buscar del “Yatay”, de donde se fue a las formativas de Wanderers.

En 1947 el club de la Curva de Maroñas se lo compró a los bohemios en mil cien pesos y a partir de allí comenzó una carrera intachable. Como dijimos, jugó 13 años como titular indiscutido, 8 de ellos como capitán del equipo, jamás resultó expulsado, siendo siempre protagonista de lujo.

Al poco tiempo de su llegada, se consagró Campeón Uruguayo de la “B” en 1947. Al año siguiente participó en el histórico debut danubiano en la divisional “A”, con victoria frente a Peñarol por 2 a 1. Lógicamente defendió el arco en el partido despedida al “Pibe de Oro” Ernesto Lazzatti, oportunidad en la que Danubio obtuviese su primera victoria de carácter internacional en suelo extranjero, al ganarle al poderoso Boca Juniors por 3 a 1. Tampoco podía estar ausente en aquella gloriosa campaña danubiana que lograse el primer subcampeonato uruguayo en 1954, ni de la inolvidable gira por Centroamérica y México realizada en 1955.

Su extenso pasaje con el buzo danubiano, lo marcó para toda la vida, ya que siempre expresó que se sentía plenamente identificado con el club de los Lazaroff. Aseguró además que, gracias a Danubio tuvo la fortuna de conocer a verdaderos patriarcas del fútbol uruguayo como Hugo Forno, Antonio Souto, Nascelle Rusch y Luis Marmo, personas que recordaba con gran cariño. Pero fundamentalmente, jamás olvidó que tuvo la dicha de conocer a un “Señor del Fútbol” como Ernesto Lazzatti.

En la década del 50, inmejorable en jugadores de calidad del fútbol uruguayo, “Banana” llegó a la selección uruguaya, integró el plantel que disputó en 1954 el Mundial de Suiza y dos años después se consagró Campeón Sudamericano, torneo disputado en Montevideo.

Comenzó su carrera como entrenador en Danubio, cuando ya quemaba sus últimas etapas de futbolista, como ayudante de Enrique Lupíz en el año 1958.

Julio Maceiras, un Grande dentro y fuera de las canchas. Indudablemente uno de los más grandes arqueros que dio Danubio al fútbol uruguayo, precursor de los Carrabs, Zeoli, Seré, Carini, etc.

Fecha de nacimiento:

22 de abril de 1927

Lugar: Montevideo, Uruguay

Fecha de fallecimiento: 6 de septiembre de 2011

Trayectoria como jugador:

Divisiones juveniles de Wanderers, Danubio de 1947 a 1959. Se retiró

con 33 años en el club Joanicó de Canelones en 1961.

Integró la selección que disputó el Mundial de Suiza en 1954 y el sudamericano de 1956.

Títulos como jugador

Campeón Uruguayo “B” 1947, Vicecampeón Uruguayo 1954. Vicecampeón Torneo Competencia 1958.

Campeón Sudamericano de 1956, con la selección mayor.

Campeón departamental con Joanicó (Canelones)

Trayectoria como entrenador principal

El Tanque (1961) La Luz (1962 a 1966)

Nacional (1966 -1968) La Luz (1970) Fénix (1971) Central (1971 a 1973)

Selección de Soriano (1973) Asencio de Mercedes (1976) Selección Florida (1977) Progreso de Atlántida (1979) Selección de la “B” (1977)

Títulos como entrenador:

Campeón de Intermedia con La Luz en 1962

De aguatero a centre-half

Luis Alberto Delgado o “Coco” –como le decían todos- pasó su vida junto al club de sus amores. Su historia es de esas que regalaba el particular e incomparable fútbol uruguayo. Protagonista de un sueño que muchos tienen y pocos concretan.

De cumplir la función de aguatero de los muchachos danubianos que participaban en los diferentes campeonatos de las Ligas de barrio a vestir la “5” del primer equipo.

La carrera de Delgado fue de la mano con el paulatino crecimiento de Danubio. El club pasó de competir en los torneos barriales a ingresar en la A.U.F. y el “aguatero” se fue transformando en futbolista.

Danubio fue dejando atrás la Extra, Intermedia, Primera “B” hasta alcanzar el “círculo de privilegio” y el ahora joven centro medio comenzó poco a poco a cristalizar su sueño, vestir la casaca con los colores de su corazón.

Ya en el año 1949, se adueñó de la titularidad y del capitanato del equipo franjeado de 4ª división, que obtuvo el vice campeonato en el torneo “Gravigna Ortiz”. Un año después ingresó en Tercera, siempre como eje medio y capitán y en 1951 se mantuvo en la misma categoría, pero ya con alguna participación en los partidos de la Reserva.

“Coco” tuvo como espejos -en su posición- a dos fenómenos como Ernesto Lazzatti y Néstor Carballo. Cuando jugaba en 4ª. División, una mañana, Ernesto Lazzatti se largó al Parque Hugo Forno, para ver de cerca de quién se decía, llegaría a ser su reemplazante…. “Que desgracia la mía justo aquella mañana, jugábamos contra Defensor y me expulsaron…. Ni qué decir que salí de cabeza gacha, eludiendo la mirada de Lazzatti. Sin embargo, no me lo reprochó, al contrario, me dijo que me serviría de lección… desde aquella vez nunca más me expulsaron de una cancha.”

Delgado no fue ascendiendo de categoría por su incuestionable adhesión al club sino por sus innegables condiciones como futbolista. Y por fin su sueño se concretó…

Debutó en el equipo principal el 16 de diciembre de 1952, frente a Sud América y permaneció en el equipo hasta el final de ese Campeonato Uruguayo.

“Coco” recordaba su debut así… “ese día y el que Danubio subió a Primera División (1947) son los dos recuerdos más gratos de mi vida…”, indudablemente sus expresiones pintan su profundo sentimiento por el club de la Curva de Maroñas.

En 1954 integró el plantel que logró el subcampeonato en la Copa Uruguaya, repitiendo -cuatro años más tarde- ese segundo puesto en el Torneo Competencia. En 1960, ya en el ocaso de su carrera, dijo presente en el equipo que logró el ascenso a la “A”.

Si bien, tras varios años de defender a la franja, jugó en otros clubes uruguayos, jamás se alejó sentimentalmente de su amado “cuadrito”.  Ya retirado, fue un ferviente parcial danubiano, que junto a su señora acompañaba al equipo en todas las canchas uruguayas.

Su identificación y trayectoria con el club lo llevó a ser designado por la Asamblea de Socios como Socio Honorario.

Falleció en el año 2006 y pasó a integrar la galería de Leyendas danubianas. Fuente consultada: “EL DIARIO” (1953)